Las bebidas gaseosas y su efecto corrosivo en nuestros dientes

Las bebidas gaseosas y su efecto corrosivo en nuestros dientes

El consumo excesivo de bebidas gaseosas es el responsable de severas lesiones dentales por su alto contenido de ácidos.

Estas bebidas contienen altas concentraciones de cafeína, azúcar, dióxido de carbono y otras sustancias que dañan directamente el esmalte, incluso hasta desaparecerlo.

Las bebidas carbonatadas con azúcar causan erosión generando un adelgazamiento del esmalte y de la dentina, produciendo que los dientes queden propensos a infecciones, caries, quebraduras; hasta dejando el nervio expuesto y ocasionando muchísimo dolor e incluso la pérdida de vitalidad del mismo.

Una vez que el esmalte ha perdido su dureza, los ácidos diarios que se crean con ciertas comidas y bebidas, en particular las que son dulces o contienen almidón, pueden desarrollar rápidamente caries y manchas que dan una mala apariencia, molestia y dolor dental.

El tratamiento en estos casos es proteger y reconstruir los dientes deteriorados con coronas de metal-porcelana o zirconio, valorar la condición de los nervios y hacerles tratamiento si es necesario, o reemplazar con implantes las zonas donde hubo pérdida de piezas dentales.

Si esta es su situación dental actual, buscar el tratamiento adecuado le devolverá su seguridad y su comodidad recuperando una buena salud, calidad de vida y una bella sonrisa.

social position

Share this post

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *